Coder Dojo del barrio

En Coder Dojo, aprender es una experiencia alegre: no hay libros ni exámenes, y nosotros marcamos el ritmo

”Me lo contaron y lo olvidé, lo vi y lo entendí, lo hice y lo aprendí”

Confucio siglo VI a.C.

El coder dojo de Sanchinarro se fundó en el curso 2016/17 por un conjunto de voluntarios como una propuesta familiar para aprender tecnologías y programación de una forma divertida.

Scratch mola

Con el apoyo de la Biblioteca Municipal María Lejárraga un conjunto de mentores, padres, madres, niños y niñas formamos un conjunto de grupos que se auto-organizan para aprender.

Algunas ideas que nos gustan y que ponemos en práctica son:

  1. Aprendemos divirtiéndonos y nos divertimos aprendiendo.
  2. Nos interesan las nuevas tecnologías como medio para aprender y transformar nuestro entorno.
  3. Además de para aprender programación, robótica, electrónica o impresión 3D, usamos las tecnologías para trabajar en equipo.
  4. Cualquiera puede enseñar y proponer proyectos. El coder dojo no es una clase de un maestro a unos alumnos. Todos aprendemos de todos.
  5. Los contenidos se deciden en grupo. ¡Cada grupo y cada curso es una aventura!
  6. Investigamos juntos.
  7. Creamos juntos. Sí, creamos herramientas y proyectos que luego pueden ser usados por otr@s.
Esto es un Robot Maqueen con la tarjeta MicroBit programable.

Nos reunimos los fines de semana en la Sala Polivalente de la Biblioteca del barrio. Pásate cuando quieras a vernos, y si es en familia, mejor.

Nos autofinanciamos.

¡En Coder Dojo importa tanto lo que ya sabes, como lo que estás dispuesto a aprender!